“El béisbol es una pasión que llevo desde pequeña, gracias a mi padre quien me enseñó tan bello deporte. Soy originaria de Bella Esperanza y mi historia comienza cuando tenía 10 años. Recuerdo que no siempre creían en mí, así que yo entrenaba muy duro. Fue así como comencé jugando la posición de jardinero derecho, pero igual no tenía mucha oportunidad. Dejé de jugar tres años. Volví a los 13 años más decidida que nunca, me lancé como pitcher y short stop y así fui creciendo. Varios equipos me dieron la oportunidad de mostrar mi talento, comenzaron a pagarme e invitarme a diferentes lugares. Fue muy duro porque tuve comentarios muy negativos de algunas personas. Pero nunca fueron obstáculos. Gracias a Dios y a mis padres sigo jugando y mostrando mi talento. Me siento orgullosa y cada día me desenvuelvo para llegar muy lejos.”

-Yareli Méndez García-