“Tengo 10 años y juego béisbol. Empecé a practicarlo a los tres años. Vengo de una familia con mucha tradición beisbolera, pero en la que nunca una mujer ha practicado el deporte. Eso me impulsó a demostrar que las niñas también jugamos béisbol y entré a la Liga maya. Cuando en mi liga introdujeron el softbol empecé a practicarlo también sin dejar el béisbol de lado, lo que quiere decir que soy pionera del softbol de la Liga maya. En nuestro primer torneo distrital quedamos campeonas invictas a tan solo unos cuantos meses de comenzar a jugar. Así fue como nació mi amor por este deporte, porque a pesar de no tener conocimientos ni experiencia pudimos vencer a una liga que ya tenía todo eso. Día a día entreno para ser mejor y demostrarme que no existen límites para poder practicar este deporte tan hermoso que tanto amo”

-Ximena Andrade Tapi-