“Vivo en El Vergel, Durango, en La región de la Laguna. Tengo 8 años, y tengo aproximadamente 2 años practicando este hermoso deporte. Mi entorno se rodea de él, ya que mi familia practica y fomenta el béisbol. Desde mi abuelo, hasta mis tíos y hermanos mayores lo practican y son ellos los que me ayudan a mejorar mi desempeño en el campo. Mi entrada al béisbol fue por casualidad, ya que sólo entré como apoyo a un entrenamiento y me gustó, y mi abuelo de meterme al equipo. A partir de ahí comienza mi historia dentro de él. No fue fácil, pero poco a poco fui agarrando práctica. Aún me faltan cosas por aprender, pero por el momento mi desempeño ha sido bueno, ya que ya fui participe de un torneo Williamsport, en la Cd. De Sabinas, en donde fui de refuerzo, y no tanto porque mi desempeño fuera bajo, sino porque mi edad ya estaba al tope de lo permitido en esa categoría. En el equipo que me inicie duré aproximadamente dos temporadas, y de ahí me cambiaron a una escuela de béisbol creada por mi abuelo y mi tío, que lleva por nombre “Halcones del Vergel”. Mi posición en la categoría ‘Chupones’ (4 a 6) es primera y tercera base. También apoyo como refuerzo en la categoría 7 y 8 como tercera base y pícher. Soy ligera al correr las bases y atenta cuando la pelota está en juego. En la primer categoría (4-6) que participo, en mis turnos al bat, regularmente doy de 2 a 3 home runs, y en la segunda categoría (7-8) apenas me estoy trineando. Debido a la pandemia, se han parado tanto entrenamientos como juegos, pero en mis tiempos libres, junto con mis hermanos y abuelo, practicamos en ratos, en donde me están enseñando a mejorar mi picheo y a dominar más el agarre de la bola. De a poco en poco me he dado a conocer, ya que hacen referencia a mi como la “niña de los home runs”, pero lejos de sentirme más que mis compañeritos, le echo más ganas para aprender más y lograr que de poquito en poquito mi equipo vaya avanzando y que, al finalizar la pandemia, podamos dar todo nuevamente en el campo, pero nunca sin dejar de divertirnos como lo que somos: ¡unos niños!”

-Miranda Cárdenas Ortega-