“Desde los cuatro le pedí a mi papá que me metiera al béisbol porque me gustaba mucho. A los 6 por fin me metieron a jugar pero por ser niña me rezagaban mucho, aún sabiendo jugar. Así fui cambiando de equipo hasta que me tocó jugar con el mejor equipo de la Liga Yucatán de mi categoría. Demostré mi juego, quedé en primer lugar de bateo en un equipo de 12 niños. Pero me empezaron a ‘banquear’ y se me quitaron las ganas de jugar. Por más esfuerzo que ponía al entrenar no me valoraban. Mis papás decidieron cambiarme de equipo.. Mi nuevo entrenador me apoya y me da la oportunidad de ser pícher, tercera o primera. Me regresa la confianza. No me rezaga por ser niña. Ahora tengo 9 años y el beis es mi vida, me fascina”

-Mía Yuritzi López Pereira-