“Mi hija, Mia Sofía López Rodriguez, nació con una deformidad en su pie derecho. A los 6 días de nacida le enyesaron toda la pierna y los tratamientos fueron dolorosos. El doctor quería operarla de 3 meses de edad y me decía que ella, sin operación, quedaría mal y no podría caminar bien. Yo la llevé al CRIT porque me daba miedo una anestesia para una bebé tan pequeña. Con rehabilitación y la mano de Dios ella pudo salir adelante y caminó como cualquier niño al año y un mes de nacida. Su historia en el beis inicio yendo a ver a sus primos jugar. Le encantó desde que tenía 3 años y siempre quería jugar. Así que la inscribí en el equipo de ‘pañalitos’ donde jugaban sólo niños. Es la única niña jugando. El año pasado quedaron campeones y este año se suspendieron los juegos, pero ella entrena en casa y pregunta cuándo volverá a jugar”.

-Carmen, mamá de Mia Sofía-