“Mi historia comenzó hace un par de años cuando un familiar me invitó a ser parte de un equipo de softbol. En ese momento yo no sabía nada pero desde que empecé a practicar y jugar no fue nada difícil para mí. No sólo porque entendí rápido sino también porque me esforcé en aprender nuevos conocimientos cada día y porque, además, siempre conté con el apoyo de mi familia. Pasé más de cuatro temporadas con ese equipo, mi primero, y fue mi mejor etapa. Fue mi etapa de mayor aprendizaje en la que crecí y comprendí que en el deporte también puedes tener altas y bajas, buenos y malos partidos. Ahora me encuentro en un equipo nuevo haciendo lo que me gusta y algún día sueño con participar en muchos torneos internacionales y mundiales. Quiero ser una persona que inspire motivación y ayudar a que el amor y pasión por el béisbol siga creciendo en todas partes”.

-Melina Álvarez-