“Ella, es mi hija Marijose Soriano Martínez. ¿Por qué su historia no está escrita en primera persona? Porque Majo, como cariñosamente la llamábamos, ya no está con nosotros. Trascendió de este plano a los 11 años, el día 30 de septiembre de 2019. Comenzó a jugar béisbol en la Liga Olmeca en el año 2013, en el Campo 6: ‘El Campo de los Sueños’. Llevaba su inquietud y amor por el Rey de los deportes en la sangre, porque era hija de José Soriano Navarro, entrenador de ligas pequeñas, y tenía un hermano beisbolista, que jugaba en la Liga Petrolera. Su primera temporada representó al equipo Delfines. Al ser una categoría de formación, jugó todas las posiciones, incluida la cátcher (aunque no era su favorita). Tuvo muy buenos números de bateo, pues le encantaba llegar a su turno y competir con una de sus grandes amigas, Nicole Congo, apostando para ver quién de las dos se volaba la barda. Después de dos temporadas en esa división, vino el cambio de categoría y la decisión de jugar Sóftbol, también en la Liga Olmeca. Tuvo un par de temporadas muy buenas, la primera con Libélulas y la segunda con Mariposas, quedando campeona en ambas. Gracias a su gran participación, fue seleccionada por la CDMX para ir en su representación del selectivo U9 y menores, al Campeonato Nacional 2017, celebrado en Puerto Vallarta, Jalisco. Fue una gran experiencia, con niñas más grandes que ella. Demostró que, con disciplina y entrega, podía lograr grandes resultados. Por situaciones familiares, tuvimos que dejar la Liga Olmeca y mudarnos a Liga Tolteca. La inquietud de Majo por el béisbol era muy grande y decidió regresar a jugarlo. Ahí fue cálidamente recibida con su hermano Pepe, en el equipo Astros de la división 9-10. Llegó a apoyar como pitcher, su mayor pasión, y como segunda base. Quedaron campeones de la temporada 2017-2018. Para la temporada siguiente, fue invitada a formar parte de un equipo de sóftbol. Entonces combinaba los dos deportes con gran entusiasmo: jugaba béisbol con el equipo Santa Catarina Jr., con quienes compartió un torneo nacional, en Mazatlán, Sinaloa, y sóftbol con su amado equipo Comets. Fue seleccionada para representar a la Alcaldía Azcapotzalco, en la Olimpiada Comunitaria de la Ciudad de México 2019. Su equipo, logró llegar al juego por el Tercer Lugar. Lamentablemente Majo ya no pudo jugar en el nuevo estadio de sus amados Diablos Rojos del México. Sin embargo, su equipo llevó su camisola y los organizadores rindieron un sentido homenaje en su nombre. Hoy, estamos agradecidos porque nuestra hija tuvo la oportunidad de practicar el deporte más hermoso del universo, porque pudo vivir la gran experiencia de jugar dos torneos nacionales, pero, sobre todo, porque logró formar una hermosa familia en ligas pequeñas”.

-Karina, mamá de Marijose Soriano Martínez-