“Conozco el béisbol de toda la vida. Mi padre siempre me ha demostrado el amor que se debe tener hacia el deporte. Comencé a practicarlo desde los seis años, cuando inscribieron a mi hermano menor en una liga de Xalapa. Inmediatamente me enamoré de ello. Los equipos en los que he estado siempre han sido de hombres, pero gracias a Dios tengo una familia que me apoya. Mi posición es catcher, pitcher y primera base. Para mí, lo mejor del béisbol son las amistades que puedes hacer, pero también me encanta dejar el corazón en el campo y trabajar cada día más duro para demostrar a las personas que hacen malos comentarios que están equivocados. No es nada fácil que la gente se de cuenta que este deporte no solo es para hombres, pero prefiero enseñarles de qué estoy hecha en cada partido”.

-María Fernanda Ruiz Jiménez-