“Yo tenía como 8 años cuando veía a mi abuelo ver el béisbol en la tele e ir a los partidos. Cuando cumplí 11 mi hermano llevaba un año y medio en un equipo de béisbol. Ahí conocí a mi mejor amiga, la cual me dijo que por qué no venía a entrenar. Yo le respondí que porque no me iban a querer pagar los entrenamientos. Pero convencimos a mi abuelo, quien dijo que sí y habló con el entrenador. Así fue como empecé a ir… Yo ya sabía agarrar el guante y el bat así que no me costó mucho. Mi primer partido fue en Jacatepec cuando aún no sabía mucho. En mi segundo partido ya sabía un poco más. Así empezó mi relación con el béisbol y ahora tengo un año en el equipo, solo que deje de entrenar por la pandemia. Mi relación con el béisbol es hermosa. Ahora me encanta y me siento bien jugando. Mi equipo se llama Gigantes de Tuxtepec y mi entrenador Omar Aly Amador Arrioja. En el equipo somos 4 niñas y de ahí en fuera puros niños. Esta es mi historia. ¿Quién dice que las mujeres no pueden jugar béisbol?”.

-Lesli Mora-