“Esta foto es de cuando tenía 6 años. Aparezco junto a mi hermano en un juego con mi abuelo Beto Flores, mejor conocido como el Chapulín Colorado, en un campo de San Luis Rio Colorado, Sonora. Crecí en una familia beisbolera. Mi bisabuelo fue el primer coach de Béisbol en la Islita. Mi abuelo me enseñó a jugar desde que empecé a caminar. Quise aprender todas las posiciones, pero la que más me gustó fue la de pitcher y primera base. Mi padre siguió la tradición y me siguió enseñando cómo se jugaba el béisbol. Por las tardes practicábamos junto a mi hermano e íbamos a batear a los campos alrededor de San Luis. Aunque unos cuantos pelotazos en los juegos no fueron la excepción, me siguió gustando igual. A mis 25 años de edad sigo practicando en mis ratos libres en Estados Unidos. Y cada que llega octubre son las mejores fechas. Soy fan #1 de los New York Yankees. Sigo muy de cerca también el béisbol mexicano, a los Algodoneros de San Luis y a las Águilas de Mexicali. Me encanta este deporte: ¡es una descendencia que me dejó mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre! Llevo el béisbol en las venas”.

-Juliana Joselyn Flores-