“El béisbol es increíble. Se convirtió en mi deporte preferido ya que mi papá lo practicó, mi hermano también y un tío es jugador profesional. Comencé a practicarlo cuando estaba en secundaria y, a pesar de que también practicaba otros deportes, fue el Rey el que me cambió la vida. Siempre fui una niña tímida e insegura y gracias a este deporte desarrollé muchas habilidades, hice muy buenos amigos y viví experiencias increíbles. Soy de un pueblo que pertenece a Los Mochis, Sinaloa. Se llama San Miguel Zapotitlán. Aquí se hicieron muchas ligas de béisbol femenil y yo no dudaba en estar en alguno de esos equipos. Cuando terminé mi preparatoria tuve que viajar a otra ciudad para entrar a la universidad y claro que mi mayor preocupación era encontrar en dónde seguir jugando. Así al salir de la universidad viajé a otras ciudades para trabajar y a donde llegaba encontraba un nuevo equipo, nuevos amigos y nuevas experiencias.”

-Jessica Bojorquez-