“Ella es mi hermana, Jennifer Jaqueline Alpuche Trejo, y tengo que decir que es la niña más dedicada que he visto con respecto a su deporte. Desde pequeña se empezó a interesar por los deportes e intentó de todo. Sin embargo, ninguno la lograba enamorar. Fue gracias a mi padre, el cual es softbolista, que Jenni se sintió motivada a intentar con el béisbol, deporte que desde el inicio le encantó. Al inicio le fue algo difícil acoplarse, pues el ser una niña entre un equipo de puros varones podía ser a veces intimidante y le resultaba algo difícil superarse. Pero a pesar de eso, Jenni siempre se vio motivada a aprender de sus profesores y compañeros a los cuales veía como motivación y ejemplos a seguir. Nunca vio con ojos de envidia a los que eran más avanzados, al contrario, siempre los admiraba y pensaba que con esfuerzo y dedicación en algún momento podría llegar a ser tan buena como ellos y, poco a poco, a superarse aún más. Hoy es una niña que ha logrado grandes cosas en su deporte. Se ha ganado un nivel de respeto y admiración de todos y todas las que hemos tenido la oportunidad de acompañarla en su evolución y desarrollo como beisbolista, o que por lo menos hemos tenido la dicha de verla jugar en alguna ocasión. Al menos yo como su hermana he sido testigo de todos los obstáculos que le ha puesto la vida para poder llegar hasta donde está, de todas las veces en que ha tenido que sacrificar salidas, convivencias, eventos familiares, todo, para poder dejar espacio para sus entrenamientos o partidos, o, incluso, de todos los golpes, críticas y demás heridas que se ha llevado. Para mí esta zurdita es digna de admirar”.

-Jessica, hermana de Jennifer-