“Tengo 19 años y soy de Villahermosa, Tabasco. Llevo cuatro años practicando softbol. Mis posiciones son pitcher y primera base. Me encantaría decir que alguna vez jugué béisbol, pero no es así. Cuando comencé anhelaba jugar béisbol. Pero en mi estado no había ninguna liga femenil… Es más ni siquiera un equipo. Había la oportunidad de jugar en un equipo de hombres, pero desgraciadamente en la actualidad sigue existiendo esa discriminación de género. Muchas personas piensan que una mujer no puede jugar béisbol. Cuando comencé, tantas eran mis ganas de intentar abrirme camino que decidí jugar softbol. Siempre fui una niña que no hacía por levantarse a correr y me decían que no iba a durar mucho, que probablemente al primer golpe que me dieran me iba a ir huyendo. Sin embargo, me fui abriendo camino hasta que logré obtener un lugar en la selección femenil de mi estado y cumplí el sueño de salir a otro estado a jugar. Hoy doy gracias a Dios por todo lo que me ha permitido recorrer. Crecí con mi abuelo quien practicó béisbol desde su juventud. Me hablaba de ello pero yo no ponía atención y jamás imaginé que sería mi gran pasión. A él le he dedicado estos años de entrenamientos y juegos llenos de ilusión. Tengo la certeza de que algún día le devolveré toda la atención, apoyo y amor que me ha dado. Hoy lo dejo todo y doy mi máximo en el campo. He tenido gran satisfacción con mis metas cumplidas. Pero la mayor satisfacción será cumplir el sueño que tengo de tener una liga de béisbol femenil con todas las categorías de edades en mi estado… “.

-Itzel García Hernández-