“Tenía un tío, hermano de mi madre, llamado René Santiago (QEPD) que desde chiquitos nos inculcó el amor por este deporte. Él se adentró en el deporte al ver cómo Ramón ‘El Abulón’ Hernández, jugador de Los Diablos Rojos del México, luchaba por los derechos de los beisbolistas. Lo admiraba por eso y también por ser oriundo del hermoso Puerto de Alvarado, Veracruz, donde nacieron él y mi mamá. Mi tío René, como cariñosamente lo recuerdo, empezó a llevarnos a mi hermano, a mis primos y a mí a la Liga Anáhuac donde todos practicamos ese deporte. Desde que tengo uso de razón iba al Parque del Seguro Social con mi familia. Era padrísimo caminar por los jardines hasta llegar a nuestro lugar. Recuerdo las “Guerras Civiles”, eran lo máximo; recuerdo la fortuna de haber visto al GRAN NELSON BARRERA y al TORO VALENZUELA; la convivencia entre porras y, cuando acababa un juego, cómo dejaban entrar a los niños al campo. Guardo grandes memorias después en el Foro Sol: aquella despedida con el campeonato, ¡LA M16! Recientemente, me acuerdo del Fray Nano y ahora vivo el majestuoso estadio Alfredo Harp Helú. Además de todo, en el béisbol conocí al amor de mi vida: él es Tigre y yo Diabla. Simplemente, ¡el béisbol es lo máximo!”

-Ileana Mendoza-