“A los 15 años nació mi pasión por el béisbol. A esa edad tuve mi primer temporada en un equipo local de nombre ‘Novatas de Arroyo Chiquito’, en el que tuve grandes experiencias. Así pasaron varios años sin saber más del deporte. Hasta que en 2015 me invitaron de nuevo a formar parte de un equipo de softbol llamado ‘Stars’, donde empezó de nuevo la pasión por este deporte. Primero probé lo que es perder una final dejando el todo por el todo en el campo. Pero pronto, en la siguiente temporada, sentí lo que es ser campeonas: la adrenalina de tener el último out en tus manos y probar a qué sabe un campeonato. Es una sensación inigualable que no se puede comparar con nada. Este es un gran deporte: no solo te deja grandes experiencias, sino grandes amistades que no encuentras en cualquier parte”.

-Griselda Cruz Ruiz –