“Inicié en el béisbol a los cuatro años de edad. En cierto modo fue algo imprevisto, ya que yo solo era la porrista del equipo, pero me invitaron y accedí a jugar. Nadie pensaba que yo pudiera jugar bien ya que era niña y entraría en un equipo de puros varones, pero desde pequeña fui seleccionada para distintos torneos pequeños. Mi primer torneo importante fue en la categoría Pee-Wee a los ocho años en la rama varonil en Zapopan, Jalisco. En éste tuve la oportunidad de pitchear y ahí fui desarrollando el amor por esta posición. Me empecé a preparar únicamente para ser pitcher y shortstop, ya que eran las posiciones que más jugaba en la liga de aquí, de Tijuana. A mis 14 años fui al Torneo de invitación International Tournament Punta Cana con un equipo de hombres. En el año 2017 participé en el Primer Torneo Nacional de Béisbol Femenil en Tepatitlán, Jalisco. Posteriormente fui convocada a la preselección Nacional de Béisbol Femenil, quedé seleccionada y asistí al pre-Mundial con sede en República Dominicana. En el año 2018, participé en el segundo Nacional representando a Baja California en la Ciudad de México. Ahí quedamos campeonas y fui nombrada la jugadora más valiosa. Así, nuevamente fui convocada para la pre-Selección Nacional. El resultado fue positivo y quedé seleccionada para asistir al pre-Mundial en la Ciudad de Aguascalientes en 2019. Ahí logramos el objetivo de clasificar al Mundial de Béisbol Femenil. Tuve participación en diversas ocasiones con buenos resultados. Actualmente tengo 17 años y sigo jugando en liga varonil en la categoría Mayor A en la Liga Municipal de Tijuana. Estoy en constante preparación y a la espera de alguna noticia sobre el Mundial 2021. Al igual que muchas niñas tengo el sueño de ser profesional en algún momento, y sé que con esfuerzo y dedicación los sueños son posibles. Nunca hay que rendirse y siempre dar lo mejor de uno mismo”.

-Flor Elena Valerio Montoya-