“Mi historia comenzó cuando yo tenía 11 años. Quise meterme a jugar porque toda mi familia es beisbolista desde mis bisabuelos y a mí me llamaba mucho la atención practicar este hermoso deporte. Recuerdo que cuando le pedí a mis papás que me metieran a jugar le pensaron mucho ya que es un juego algo agresivo para nosotras, las mujeres. Un día, en un entrenamiento, mi papá pidió permiso al entrenador de mi hermano para que me dieran la oportunidad de jugar en el equipo. Afortunadamente, accedió y comencé a jugar. Todo fue muy bonito porque me la llevaba muy bien con mis compañeros de equipo. Recuerdo que teníamos un entrenador que nos ponía a hacer mucho físico, lo cual al principio era muy cansado. Pero después, conforme fue pasando el tiempo, me acostumbré a todo. También me acuerdo que participé en la copa Telmex-Telcel y fue una de mis mejores experiencias en el béisbol. Todo lo que he vivido practicando béisbol ha sido hermoso. He ido a Torneos con mis compañeros y todo ha valido la pena. Ahora juego también softbol, me metí hace dos años y medio, pero he vivido mis mejores experiencias en el campo de beis, donde sigo jugando. No es muy larga mi historia pero sí puedo asegurar que meterme a jugar el Rey de los deportes ha sido lo mejor que he hecho”.

-Clarisa Isabel Gallegos Elizondo-