Carlos Rodolfo Valenzuela, de la Liga de Prospectos al sueño Colegial

Jul 23, 2020 | Noticias

Carlos Rodolfo Valenzuela, de la Liga de Prospectos al sueño Colegial

Hoy, en la sala de prensa del Club Yaquis de Ciudad Obregón, el prospecto Carlos Valenzuela firmó una carta de intención para estudiar y jugar béisbol en una universidad estadounidense.

Carlos Rodolfo Valenzuela Valenzuela, joven talento de Ciudad Obregón, Sonora, está listo para comenzar sus estudios en la Universidad Simpson en California, Estados Unidos. Tras recibir y aceptar una beca deportiva de esa institución académica, el joven obregonense trabaja para unir el béisbol colegial con estudios profesionales en Negocios y construir su sueño.

En el ADN de Carlos se encuentra el amor por los deportes. Su padre practicó karate desde los nueve años y fue entrenador y directivo nacional de la disciplina. Su madre, cinta negra y quinto dan, destacó también en esta arte marcial como seleccionada nacional.
Así, el pequeño Valenzuela nació dando patadas, como toda persona, en el mejor lugar posible. Y desde muy temprana edad mostró aptitudes atléticas.

“Me llamó mucho la atención que una vez agarró una papa pesada y con ella le dio a una lámpara desde una distancia bastante amplia. La madera se la vi desde bebé, era demasiado inquieto y lograba muchas cosas que niños de su edad no lograban. Como entrenadora me daba cuenta que su capacidad era fuera de serie”, compartió Silvia Valenzuela, orgullosa madre del prospecto.
Aunque el karate era la herencia segura, Carlos parecía tener grandes dotes para el deporte del bat y la pelota, el cual terminó por cautivarlo.

“Desde chiquito me gustaron mucho los deportes, mis papás me heredaron el karate. Pero un día en la primaria hicieron try outs para el béisbol y desde ahí me enamoré del deporte. Mi papá me enseñó un poco de las grandes ligas y desde ahí no lo he soltado hasta el día hoy”.

En su paso por varias ligas infantiles y juveniles de su ciudad natal, aprendió los fundamentos técnicos del deporte y desarrolló las habilidades físicas y mentales para destacar. Carlos confiaba en su trabajo y no dudó en aspirar a lo más alto.
“Cuando me decidí por el béisbol fue más o menos en la secundaria, comencé a investigar por las escuelas en Estados Unidos en las que podía tener un futuro con estudios y béisbol, por eso me decidí por este deporte”, comentó el pelotero de 18 años.
Sin embargo, su padre cuenta que la idea de estudiar y jugar en Estados Unidos la tiene su hijo desde niño.
“Siempre, siempre, siempre soñó con irse a Estados Unidos, desde los siete u ocho años ha tenido esa idea en la cabeza y no se la ha quitado”.

El sueñó comenzó a materializarse en 2019. Un día del verano su papá le informó que su nombre estaba en una lista de 100 peloteros seleccionados para la Liga de Prospectos de México, donde podría ser visto por decenas de scouts universitarios.

“Todo empezó hace un año en el verano cuando ProBéis lanzó la convocatoria. Fue el primer año en que se comenzó a trabajar con este proyecto. Mandé mi video porque me sentía bastante bien y me quedé. Luego comenzaron varios filtros con varias semanas de entrenamiento en Guadalajara. Y gracias a Dios pude lograrlo, formé parte de la Liga de Prospectos en México y ahí comenzó todo”.
En estos momentos Carlos se encuentra trabajando en completar el proceso de admisión a la Universidad, en la elegibilidad de la liga colegial y en recibir la documentación necesaria para obtener su visa de estudiante y comenzar sus actividades académicas y deportivas a finales de agosto.

El joven obregonense de 18 años recuerda con alegría el regresar a casa “empanizado” tras las largas jornadas en el diamante, en las que sus papás y su hermana le apoyaban bajo el calor sofocante de Sonora.
Como siempre, la familia Valenzuela lo estará acompañando en un nuevo turno al bat. En esta ocasión será en Estados Unidos con su nuevo equipo, los Red Hawks, que ya lo esperan para gritar ¡play ball!