“Mis inicios en el béisbol fueron a los seis años en la Academia Delfines en Cd. del Carmen, Campeche. Desde muy pequeña conozco los campos de béisbol y softbol, por herencia de mi abuelo, mi papá y mi hermano. Dejé el béisbol por un tiempo pero regresé en 2019, cuando entré al equipo donde juega mi hermano; se llama Tiburones y pertenece a la Liga carmelita. Soy la única niña en el equipo. Por eso agradezco mucho el apoyo de mis padres y equipo. Me siento muy a gusto: me cuidan mis amigos y me han enseñado mucho. Juego primera base y he logrado muchos outs. Entrenamos de lunes a viernes y jugamos los sábados. Tuve la oportunidad de participar en mi primer regional de béisbol en Isla Mujeres. Fue una experiencia inolvidable, sobre todo porque ganamos el segundo lugar. Los domingos juego softbol en una liga femenil. Soy de las jugadoras pequeñas. Estuve ausente por un tiempo, y me arrepiento pues ahora pienso que desperdicié el tiempo al no jugar. Disfruto mucho los juegos. Espero, con ansias, que la situación que vivimos en este momento por la pandemia pase. Necesito volver a entrenar y seguir aprendiendo de este bello deporte que es el béisbol.”

-Angeline Escamilla Jimenez-