“Tengo 14 años y soy de Piedras Negras, Coahuila. Mi pasión por el béisbol comenzó desde que tengo uso de razón, pues vivía en frente de un campo y mis padres jugaban este hermoso deporte. A los 4 años mis papás me inscribieron en un equipo de puros niños (hombres), yo era la única mujer (bueno, niña). Mi entrenador y mánager me dijo que sólo entraría de cortesía pero la sorpresa al pegar a mi primer juego fue que iba a jugar como jugador normal. Me emocioné muchísimo y di lo mejor de mí para seguir jugando… y aquí sigo, hoy en día, solo que ahora sólo juego softball, que también me encanta. Lo mejor de todo es que tengo muchas amistades que me dio este bonito deporte. Doy gracias a mis padres por habérmelo enseñado”.

-Ángela Citlali García Galavis-