“Tengo 36 años de edad. Soy madre, esposa y softbolista. Pertenezco a un pueblo que se llama Carrasquedo, perteneciente al municipio de Ixtepec, Oaxaca. Llevo el deporte en la sangre. Mi familia es beisbolista. Mi abuelo, Ceferino Carrasquedo, fue un gran pícher. Por él sabía que lo mío era el picheo. Al principio nadie confiaba en mí y decían que no iba a servir para lanzar la pelota. Pero nunca perdí la Fe, seguí entrenando duro a lado de mi esposo, que no me dejó sola, y, sorpresa, cuando por fin me dieron la oportunidad de pichear demostré que podía hacerlo muy bien. A partir de ahí comenzamos a ganar y logramos el campeonato con mi equipo Rieleras de Nizanda. Mi segundo campeonato fue con Perla Negra de Matías Romero. Después participé como refuerzo en diferentes lugares como Salina Cruz , Jalapa del Marqués, Juchitán , Ixtepec, Unión Hidalgo, La Ventosa y Espinal. Soy una mujer muy amiguera y con el corazón muy noble. Así lo saben quienes me conocen como la “Wera” Carrasquedo #23”.

-Alma Morales Carrasquedo-