“Mi historia comienza desde muy pequeña a la edad de 6 años cuando empecé a tener amor por el deporte. Quizá todos ustedes se preguntarán, por qué mi amor a ese deporte. Bueno, pues les contaré: yo vengo de una familia que es aficionada al béisbol, desde mi abuelo hasta mi madre. Desde que era muy pequeña comenzó a llamarme la atención. Recuerdo muy bien que mi madre no quería que yo practicara porque era un deporte muy rudo para mujeres. Ella me decía que mejor softbol, pero mi abuelo la convenció explicándole que no tenía nada que ver con el género y que yo podía con eso y más. Así, mi mamá, convencida, comenzó a buscar equipos femeniles y no encontró ninguno, pero yo siempre le decía que cuando creciera iba a haber algún equipo de béisbol femenil. Comencé jugando con niños y hasta la fecha lo hago. Hoy ya entreno en una academia mixta y estoy preparándome para la femenil. Mi historia escrita es corta, pero platicada es muy larga, porque han acontecido tantas cosas”.

-Alison Valentina Díaz Santillán-