“¡Hola! Mi nombre es Alejandra Zárate y soy originaria del estado de Oaxaca. Hoy cuento mi historia y lo que me ha dado este maravilloso deporte que se ha convertido literalmente en mi vida. Comencé jugando en la categoría 7-8 años. En ese entonces yo no sabía nada absolutamente nada, pero por suerte la vida siempre me ha puesto las personas indicadas en mi camino. Mi primer entrenador, el señor Laureano Ramírez, me enseñó los fundamentos y todas las bases del béisbol. Posteriormente subí a la categoría 9-10 años donde mi juego se fue desarrollando cada vez más. Tuve en ese entonces entrenadores que, a pesar de mis tropiezos, siempre me tendieron la mano y me ayudaron a motivarme más. Al igual que todos yo tenía que subir de categoría y me tocaba entonces la 11-12 años. En este nivel se empezaron a definir más y más mis posiciones y en lo que realmente sobresalía era en el pitcheo. Mi mamá, al ver que mi juego iba mejorando cada vez más, me llevó a pruebas en la Conade. Yo estaba muy nerviosa y mi sorpresa fue que fui la única niña en todo el estado que quedó en la última fase. Me volví a probar el año posterior y de igual manera pude quedar. Un año después, cuando estaba en la categoría 13-14, hubo un tryout para el torneo Telmex-Telcel. Para mi sorpresa de nuevo, logré ser parte de uno de los equipos finalistas. Lamentablemente, mi equipo perdió y fuimos descartados para ir al torneo. El año siguiente se volvió a hacer el mismo tryout y quedé en el selectivo para ir al torneo. Mi equipo pasó a cuartos de final y fuimos eliminados por el equipo de Nuevo León. Pero a pesar de eso, creo que el ser la única niña en el equipo del estado me dio demasiada motivación para seguir mejorando. En ese entonces tenía 13 años pero siempre he jugado con niños más grandes que yo y ellos ya estaban en el tope de la edad y tenían que subir a la 15-16 años. Así que me armé de valor y subí junto con ellos a pesar de ser 3 años menor. Crecí, di mis primeros pasos, aprendí a hablar, a correr y todo en un campo de béisbol. Por eso estaré siempre agradecida con este deporte, que me ha dado familias y recuerdos muy bellos.”

-Alejandra Zárate-