“Mi nombre es Ahiram, tengo 21 años y soy de Puebla. Es un privilegio jugar béisbol. Sentí gran satisfacción cuando a los cinco años aprendí a tomar un bate en un equipo de puro niño. Ahí me decían que sólo era deporte para hombres pero yo no veía la diferencia. Desafortunadamente, por circunstancias de falta de tiempo de mis padres dejé de ir a los seis años. Tristemente, jugué muy poco tiempo y tuve que conformarme con ir cada temporada al estadio a ver jugar a los Pericos de Puebla. No fue hasta mis 18 años que tuve la oportunidad de aprender a jugar de nuevo. Me decían que estaba ya grande y que por la misma razón menos podría jugar con hombres. Me dijeron que mejor jugara sóftbol, pero insistí en jugar béisbol ¡y lo logré! Ahora juego en equipos donde soy la única mujer. Mi posición es primera base y he picheado. ¡Esto me apasiona y me he demostrado que para nadie nunca es tarde para cumplir sus sueños!”.

-Ahiram Silem Rivera-